(COMO) EMPEZANDO DE NUEVO

"Si la libertad significa algo será,sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oir" George Orwell

martes, 15 de agosto de 2017

Miles de personas marchan en todo Estados Unidos en condena de la violencia neonazi en Charlottesville, Virginia

H1 march
Miles de personas se congregaron el domingo en ciudades de todo Estados Unidos para protestar contra la violencia letal de una multitud de miembros de Ku Klux Klan y neonazis durante un acto político en Charlottesville, Virginia, que tuvo lugar el sábado. Un simpatizante nazi de 20 años de edad mató a un activista antirracista e hirió a más de diez personas más al dirigir intencionalmente su coche hacia una multitud que protestaba contra el Ku Klux Klan y los neonazis, que a su vez se estaban manifestando en oposición al plan de Charlottesville de retirar de un parque público céntrico el monumento del general confederado Robert E. Lee. El domingo, miles de personas salieron a las calles de Seattle, Denver, Baltimore, Sacramento, San Francisco, Los Ángeles, San Diego, Dallas, Washington DC, Miami y Charlottesville, Virginia, para protestar contra la violencia supremacista blanca y llorar la muerte de Heather Heyer, de 32 años de edad, quien murió en el ataque. Este es David Bodemer, quien habló sobre Donald Trump en una manifestación en la ciudad de Nueva York.
David Bodemer declaró: “Es muy interesante que en su campaña [el presidente Donald Trump] hiciera énfasis en mencionar al terrorismo islámico radical. También hizo gran alharaca al denunciar a la Mara Salvatrucha, pero no puede salir a denunciar a los supremacistas blancos. Es indignante”.
Al menos tres personas fueron arrestadas durante la protesta en la ciudad de Nueva York. En todo el país, muchos de los manifestantes también condenaron al gobierno del presidente Donald Trump por sus vínculos con figuras de la extrema derecha y la supremacía blanca, así como por la negativa de Trump a denunciar explícitamente a neonazis y miembros del Ku Klux Klan por los actos de violencia letal cometidos. Este es Nino Brown, quien habló en un acto político organizado por la agrupación Boston Feminists for Liberation.
Nino Brown expresó: “El partido de las Panteras Negras, eliminado. Martin Luther King, eliminado. Fred Hampton, eliminado. ¿El Ku Klux Klan? En la maldita presidencia. En la Casa Blanca. Así se marcan las líneas y esto lleva a la pregunta: ‘¿de qué lado estás?’. Es una vieja canción sindical: ‘¿De qué lado estás?’.
En Seattle, al menos tres personas fueron arrestadas mientras cientos participaban en una manifestación que tuvo lugar el domingo para denunciar la violencia en Charlottesville y para oponerse a una manifestación local organizada por The Patriot Prayer, un grupo de extrema derecha pro Trump.

Más Titulares de14 de agosto de 2017

Supremacistas blancos matan a una persona y hieren a decenas durante acto político del Ku Klux Klan en Charlottesville, Virginia

14 AGO. 2017
H2 car
La violencia de la supremacía blanca en Charlottesville comenzó el viernes por la noche, cuando miles de neonazis, miembros del Ku Klux Klan y otros nacionalistas blancos se trasladaron a la ciudad de Charlottesville para participar en un acto político bajo la consigna “Unite the Right” (“Unir a la derecha”, en español). Cientos de hombres y mujeres blancos que portaban antorchas marcharon en el campus de la Universidad de Virginia y rodearon la estatua de Thomas Jefferson el viernes por la noche, coreando “no nos reemplazarán” y “las vidas blancas importan”.
Miles de contramanifestantes también salieron a las calles de Charlottesville durante el fin de semana, entre ellos miembros del clero, estudiantes, activistas de la organización Black Lives Matter (“Las vidas afroestadounidenses importan”, en español) y manifestantes del movimiento antifascista conocido como “antifa”.
El sábado por la mañana, más de mil supremacistas blancos marcharon hacia el parque público recientemente renombrado Parque de la Emancipación, que contiene la estatua del general confederado Robert E. Lee. Muchos portaban banderas nazis y otros objetos relacionados con la supremacía blanca, lucían protecciones corporales y portaban rifles de asalto y pistolas. En el lugar fueron recibidos por miles de contramanifestantes antirracistas.
Los testigos informan que la policía no hizo mucho para intervenir, incluso cuando estallaron peleas.
Cerca de la 1:45 p.m., un hombre llamado James Alex Fields, que había participado en la manifestación con los supremacistas blancos ese mismo día más temprano, dirigió su vehículo Dodge Charger contra una multitud de contramanifestantes y luego se alejó, en lo que muchos califican de acto de terrorismo.
Una funcionaria paralegal local llamada Heather Heyer murió en el ataque, y al menos otras 19 personas resultaron heridas. Heyer había defendido en varias ocasiones los derechos civiles en las redes sociales. Su portada de Facebook indica: “Si no estás indignado, no estás prestando atención”. La madre de Heather Heyer, Susan Bro, habló para NBC News.
Susan Bro declaró: “Y eso es lo que estaba haciendo ayer… cuando la mataron. Estaba haciendo eso con la gente: ‘dime por qué estás aquí’. Eso es lo que me dijeron sus amigos. De eso se trataba la vida de Heather: pasión por la equidad, por la igualdad, por la justicia”.
Uno de los docentes de la escuela secundaria a la que asistió el atacante afirma que estaba obsesionado con Adolf Hitler y la historia militar nazi, y que mostraba claramente simpatía hacia el nazismo, ideología de la cual el docente intentó alejarlo sin éxito. Fields ha sido imputado con un cargo de asesinato en segundo grado y hoy está previsto que sea encausado.
Dos policías estatales, los pilotos H. Jay Cullen y Berke M.M. Bates, también murieron el sábado, cuando su helicóptero se estrelló camino al lugar donde se habían producido estos hechos violentos.
Las fotografías y los videos también muestran a los supremacistas blancos golpeando a otros manifestantes, entre ellos a un joven manifestante afroestadounidense llamado De’Andre Harris, quien declaró: “Estaban tratando de matarme ahí. La policía no intervino y yo estaba siendo golpeado violentamente”.
El gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, condenó la violencia.
Terry McAuliffe expresó: “Y tengo un mensaje a todos los supremacistas blancos y a los nazis que vinieron hoy a Charlottesville. Nuestro mensaje es simple y claro. Váyanse a sus casas. No los queremos en esta gran mancomunidad. Deberían avergonzarse. Se hacen los patriotas, pero no tienen nada que ver con un patriota”.

Trump se niega a condenar de forma explícita la violencia de la supremacía blanca

14 AGO. 2017
H3 trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sin embargo, se negó a señalar la violencia de la supremacía blanca.
El presidente Donald Trump enunció: “Condenamos en los términos más enérgicos este flagrante despliegue de odio, intolerancia y violencia, en muchas partes; en muchas partes. Se ha estado produciendo por mucho tiempo en nuestro país; no [bajo] Donald Trump, no [bajo] Barack Obama. Se ha estado produciendo por mucho, mucho tiempo. Esto no tiene lugar en Estados Unidos. Lo que es vital ahora es una rápida restauración de la ley y el orden, y la protección de vidas inocentes”.
Los comentarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desataron la indignación generalizada. Una nueva declaración de la Casa Blanca el domingo denunció de forma explícita a los grupos neonazis y el Ku Klux Klan, pero fue atribuida a un portavoz anónimo y no al propio presidente. Otros miembros del gobierno condenaron la violencia de forma más explícita. El consejero de seguridad nacional de Trump, HR McMaster, dijo que el ataque constituía terrorismo.
Por otra parte, Jim Gray, alcalde de Lexington, Kentucky, afirmó que la ciudad retirará dos monumentos confederados de la antigua sala de justicia tras la violencia de la supremacía blanca en Virginia. Visite democracynow.org/es para ver nuestra cobertura desde Charlottesville, Virginia, donde entrevistamos a personas que estuvieron presentes el sábado; entre ellas, testigos del ataque letal, personal de enfermería que atendió a los manifestantes heridos y líderes religiosos.